Cómo superar el bloqueo de escritor y escribir más rápido

Una vez escuché que si sabes escribir bien, sabes pensar bien. Las obras escritas de una persona son un parámetro muy fidedigno y sencillo para evaluar su inteligencia. Como escribir bien abre tantas  puertas en tu vida personal, social y laboral, querrás saber como escribir más rápido y eficientemente, ¿Verdad?

Resulta que el mejor método para escribir bien es no tener un método. Déjame que me explique. Seguramente estarás familiarizado con la Biblia de la productividad. Si, me refiero al libro Organízate con Eficacia de David Allen (GTD por sus siglas en ingles Gettings Things Done). Casi todos los emprendedores y amantes de la productividad lo han leído o al menos están familiarizado con sus famosísimos conceptos. Bueno, con casi todos sus conceptos…

La planificación horizontal

Lo que David Allen llama «planificación horizontal» se ha inmortalizado y parece ser el único foco de discusión cada vez que alguien habla sobre su método GTD. La planificación horizontal consiste en detectar y organizar todo lo que queremos, podemos y tenemos que hacer. Se trata de los clásicos 5 pasos de recopilar, procesar, organizar, revisar y hacer.

GTD Planificación horizontal

La planificación natural o vertical

Sin embargo, hay una joya infravalorada en el capítulo 3 de su libro, a la que pretendo sacarle el polvo en este artículo. Se trata de la planificación vertical o natural, utilizada para los proyectos que requieren muchos pasos.

La planificación vertical es un conjunto de principios para aclarar ideas sobre cosas grandes o confusas que ocupan nuestra mente, de las que no sabemos como empezar. Por eso se aplica muy bien a la escritura.

A la planificación vertical David Allen la llama también planificación natural, porque es justamente la manera en la que opera nuestro cerebro de manera natural, y lo hace mucho más eficientemente que cuando le queremos imponer un método artificial.

Nuestro cerebro ha evolucionado para ser muy eficiente al dirigir la atención para resolver problemas o crear cosas. Por eso no es una buena estrategia desvíar el curso del pensamiento para seguir una serie de pasos impuesta. Lo explicaré con un ejemplo.

No escribas tus artículos en orden

Un consejo terrible pero muy repetido es que primero debes escribir la introducción, luego el desarrollo y finalmente la conclusión. ¡No! Escribe cada cosa que se venga a tu cerebro, aunque sean ideas aleatorias, inconexas o incluso malas. Ya verás como tu mente hará conexiones ordenando las ideas cada vez más y eliminando las peores.

Nunca será conveniente hacer una lista de pasos para un trabajo creativo como lo es escribir. En el mejor de los casos puedes confeccionar un checklist para verificar si lo que has escrito puede ser mejorado.

La planificación vertical te ayudará a escribir más rápido.
Un principio fundamental de la planificación vertical es dejar que tu cerebro haga las conexiones en el orden que considere apropiado (izquierda) en vez de imponerle una serie de pasos artificiales (derecha).

No te encasilles en la estructura del artículo

Si uno no escribe en orden, tiene sentido pensar en los títulos o secciones principales del artículo antes de empezar. Sin embargo, elaborar un esquema antes de escribir el artículo también puede generar un bloqueo mental.

Al comenzar a escribir, las ideas no son claras ni ordenadas, por lo que muchas veces se encontrará que el esquema que pensó en un principio fue cambiado drásticamente.

No quiero decir que escribir los subtítulos primero sea una mala idea. Solo que uno puede correr el riesgo de encasillarse. Lo que yo hago es tratar de no pensar en el concepto «títulos» o «subtítulos», y definitivamente no le doy formato a nada.

Escribe sin formato, enfócate en el contenido

En el momento de escribir uso para todo la misma fuente tipográfica, el mismo tamaño de letra y el mismo formato. Lo único que cambia son las indentaciones que indican el nivel de importancia de una idea. Para este propósito los outliners como Workflowy, Dynalist o Onenote son increíbles. Trato cada párrafo como si fuera una carpeta con infinitos subniveles.

Entonces para resumir, me gusta hacer una lluvia de ideas de lo que mucha gente podría llamar «subtítulos», pero soy muy desprendido de ellos. Son totalmente volátiles y temporales. Se agregan contenido dentro de ellos, se los reordena, elimina, etc.

Escribir sin formato vs escribir con formato
Escribir pensando en el estilo apesta 👎 (izquierda), concéntrate solo en el contenido 👍 (derecha)

No dejes ideas en la mente, ¡Escribe todo!

La lluvia de ideas puede sonar como una metodología muy artificial, pero lo cierto es que nuestro cerebro lo hace automáticamente todo el tiempo. Cuando tu pareja te pregunta si quieres salir a cenar, o cuando viajas a la oficina de tu jefe, tu cerebro analiza miles de variables en poco tiempo.

Sin embargo, para proyectos grandes o para escribir algo, necesitarás ayudar a tu cerebro registrando las ideas en alguna fuente externa si quieres hacerlo bien, y así aumentará tremendamente tu productividad personal.

Esto es porque los seres humanos somos muy malos para centrar la atención en un tema durante más de dos minutos sin la ayuda de alguna herramienta de retención externa. En palabras de David Allen:

Piense en un proyecto que tenga en ejecución en este momento e intente concentrarse solo en él durante más de sesenta segundos. Es una tarea bastante difícil a menos que tenga un lápiz y papel y use esos «artefactos cognitivos» para retener sus ideas. Si los tiene, puede pensar en lo mismo durante horas. Esto explica por qué las mejores ideas pueden surgir frente a la computadora o trazando un mapa mental en una servilleta en un restaurante.

David Allen

Para tener buenas ideas debes tener muchas ideas

El principal consejo para hacer una lluvia de ideas es buscar la cantidad, no la calidad. No es el momento para discriminar si una idea es buena o mala.

La lluvia de ideas es un excelente antídoto contra el bloqueo de escritor.
Diagrama de la planificación natural. Para evitar el bloqueo de escritor, repite ciclos de lluvias de ideas y organízalas hasta que estés satisfecho con to producto.

Cuando escribes muchas ideas, una te hará pensar en otra, y así sucesivamente, de manera que obtendrás muchas ideas que no hubieses obtenido si te hubieses limitado a decidir que es una buena idea y que no lo es.

La mejor manera de saber qué es una buena idea es sabiendo que no lo es. Así que en la próxima lluvia de ideas no uses paraguas.

Conclusiones

Tips para escribir más rápido
  • No hagas una lista de pasos para escribir. En su lugar utiliza un checklist de verificación para ver como mejorar lo que ya has escrito.
  • No te encasilles en la estructura del artículo que pensaste en un inicio, casi siempre cambia.
  • Deja el estilo y el formato para el final.
  • No almacenes ideas en tu cabeza, escríbelas aunque no sean tan buenas.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments